Los miedos o fobias a ruidos son muy comunes y afectan negativamente al bienestar del perro