El bozal es una herramienta indispensable para evitar mordeduras de perros con conductas agresivas. La legislación española obliga su uso de forma obligada a las razas de perros consideradas como “peligrosas”