A veces, los gatos también requieren un buen baño, por la grasa de la piel, la suciedad, para tratar infecciones de parásitos o problemas de piel etc.

Por eso la mejor opción es habituar al gato al baño desde bien pequeño, si no se hace durante las primeras semanas, es posible que el baño en edad adulta sea imposible, bañar al gatito cada mes durante los primeros meses de vida le hará no enfrentarse al baño con uñas y dientes en edad adulta.

Para bañar y secar a tu gato, sigue estos pasos:

Como bañar a un gato

Llena la bañera o un recipiente grande con agua tibia

Pon a tu gato en el agua con cuidado, usa un vaso de plástico, primero para humedecer todo el cuerpo y luego para añadir un poco de jabón mezclado con agua, cuide de no mojar los oídos y nunca vierta agua sobre la cabeza o se enfadara mucho.

Si tiene un pelaje muy graso, este es el momento de aplicar un desengrasante especial para gatos.

Elige el champú más adecuado para el pelaje de tu gato y aplica y enjuaga por lo menos dos veces si el gato te lo permite.

El enjuague es muy importante, se puede usar la ducha muy suave, enjuagando hasta que no queden residuos de champú.

Si la capa de pelo necesita un acondicionador, este es el momento de su aplicación, a continuación, enjuagar con agua de nuevo.

Si en el enjuague final viertes media taza de vinagre en el agua se eliminarán todos los restos de jabón.

Limpia las orejas con una gasa humedecida en algún limpiador natural, puede usar una gota de aceite del árbol del Té.

Seca la piel y el pelo con una toalla seca, un gato de pelo corto puede secarse solo en épocas de calor, pero recomiendo secar con secador suave para evitar que pasen frío.

Si tienes un gato de pelo largo, es importante cepillar y peinar el pelo antes del baño, usa peines y cepillos adecuados para gatos de pelo largo.

A la hora de secar el pelo, se usa un secador y un cepillo para separar el pelo durante el secado, es el momento ideal para detectar posibles nudos.

Dejaremos para el final la cola, el vientre, piernas y la espalda porque los gatos tienden a tener una tolerancia más baja en estas áreas, si el animal se enfada no podremos acabar el secado con tranquilidad, mejor evitar estas zonas hasta el final del baño.

El baño debe hacerse con tranquilidad pero sin perder demasiado tiempo, hay que tener en cuenta que nuestro gato no tendrá demasiada paciencia con en el agua y si tardamos demasiado es posible que no logremos acabar el baño con éxito.

¿Te resultó útil esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos: